29 de Junio de 2017

Pobreza energética: la nueva cara de la exclusión

 
El tarifazo Cambiemos ya tiene sus propios excluidos. Desde la asunción de Mauricio Macri aumentó la pobreza y la indigencia pero, además, surgió un fenómeno específico: la pobreza energética. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) revela este efecto en su último informe. El nivel de pobreza energética asciende a casi un 53%, y los pobres energéticos severos a más del 27%. Los hogares sin acceso a gas, los más afectados.
 

El tarifazo, por su dimensión y aplicación sin precedentes, produjo el surgimiento de la pobreza energética como problemática social. La reestructuración tarifaria en el sector energético que el gobierno impuso a partir de 2016 impactó fuertemente en el poder adquisitivo de familias que ahora enfrentan importantes dificultades para poder pagar su consumo de energía. Esto limita sus posibilidades de calefaccionarse y alimentarse adecuadamente.

Dado que durante un largo período la energía estuvo fuertemente subsidiada en casi todo el país, no existe tradición significativa en el estudio del impacto socioeconómico de los costos en el acceso a la energía y las reestructuraciones tarifarias. El gobierno se mostró ajeno a la problemática, revelando su falta de sensibilidad.

Esta “nueva” cara de la pobreza replica en estas latitudes las experiencias de ajuste tarifario aplicadas en Europa a partir de la década de 1990, donde se multiplicaron los casos de hogares que deben decidir entre comer o prender la calefacción. A modo de ejemplo, para el caso del Gran Bretaña en 2003, el UK National Heart Forum determinó que por cada grado de caída de la temperatura en invierno se producían 8.000 fallecimientos. En España, la Asociación de Ciencias Ambientales, indica que un 10% de los hogares españoles ocupan más de un 10% de su ingreso (descontados los gastos de alquiler) en pagar las cuentas de energía, y un 9% tenía dificultades para mantener su hogar a una temperatura adecuada en invierno.

CEPA se propuso cuantificar su impacto para la Región Metropolitana (CABA y AMBA), siguiendo la metodología de los ingresos insuficientes.

Los hogares sin acceso al gas de red, los más afectados

Los incrementos tarifarios afectaron de manera desigual en los hogares, según cuatro perfiles de consumo: hogares con acceso al gas y al agua, hogares con acceso al gas y sin acceso al agua, hogares sin acceso al gas y con acceso al agua y hogares sin acceso al gas ni al agua. La pobreza energética es sensiblemente distinta entre la población que vive en hogares con acceso al gas de red y la que no. Mientras que los hogares sin acceso se abastecen de energía exclusivamente con electricidad y garrafas (con un costo sensiblemente superior), también tienen ingresos familiares promedio inferiores, lo que genera un nivel de vulnerabilidad mayor.

La variable acceso a la red de gas es determinante para explicar los montos de las facturas de electricidad correspondientes a la canasta propuesta. Esto es así porque los hogares sin acceso al gas utilizan la electricidad de manera mucho más intensiva para calefaccionarse, cocinar e higienizarse. Estas diferencias se profundizan en el invierno, donde el uso de la calefacción eléctrica hace que los hogares sin acceso al gas paguen facturas de más de $2.000 de electricidad.

 
 
 
 
   
   
   
   
   
   
   
 

 Derechos Reservados Clorinda - Formosa - Argentina

  L.S.C.P. Servicios Publicitarios

 Política de privacidad

Tel.: 03718-426426 - lsc.clorinda@gmail.com

webmaster