17 de Julio de 2017

Senado

Aunque dividido en tres grupos internos, el bloque del FpV amenaza con radicalizarse

Hay ánimo en la bancada peronista de cobrarse revancha por la "avivada" del oficialismo, que el miércoles hizo caer una sesión. 

Embroncados porque con una "avivada" el oficialismo hizo caer el miércoles la sesión en la que el Senado iba a darle un golpe a la Casa Rosada con el rechazo a un DNU de Mauricio Macri, el núcleo más opositor del FpV se puso ayer mismo manos a la obra para cobrarse la primera revancha.

Aunque el oficialismo estaba aliviado con que el decreto recién volvería a votarse después de las PASO del 13 de agosto, ayer 15 senadores presentaron una nota solicitando sesión especial para tratarlo el 2 de agosto, es decir 11 días antes de las primarias.

La intención de la oposición es a las puertas de las PASO rechazar el decreto que anuló los reembolsos a las exportaciones desde los puertos patagónicos. De ocurrir, sería una derrota histórica para el Gobierno: nunca un DNU fue bochado por una cámara del Congreso.

A la Casa Rosada le quedan 19 días para desarticular la jugada opositora.
 

La proximidad de las elecciones y la posible llegada de Cristina Kirchner al Senado por la Provincia empezaron a radicalizar y a generar tensión interna en la bancada peronista.

Varias señales indican que la bancada se encamina a endurecerse.

Si no es con el DNU, el bloque podría mostrarle los dientes al Gobierno rechazando el pliego de alguno de los directores que se encuentran en comisión en el Banco Central.

Otra alternativa que ya hablan algunos es la de trabar algún costado de la ley de Presupuesto 2018, por ejemplo lo relacionado con el endeudamiento.
 

Sobresale en el bloque un sector enojado con el Gobierno por el elevado nivel de endeudamiento externo, "la fiesta de las Lebacs" y la falta de cumplimiento a cuestiones puntuales, como los envíos de recursos en tiempo y forma a las provincias para la construcción de viviendas.

También se menciona como punto de fricción el gasoducto del noroeste. Al parecer desde el Gobierno le habrían comunicado a algunas provincias de esa región que deberán afrontar el gasto de las conexiones domiciliarias, algo diferente a lo acordado.

La tensión en la bancada se hizo evidente en la sesión del miércoles, cuando parte del bloque se le rebeló a Miguel Ángel Pichetto y se negó a tratar un proyecto del Ejecutivo para ampliar el uso de la tarjeta Argenta a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. Pichetto había acordado su tratamiento con el macrista Federico Pinedo.

El líder del FpV trató de avanzar y redobló la apuesta. "Espero que el bloque me acompañe, porque de lo contrario, voy a tener que reflexionar qué hago en el futuro…", advirtió.

En el recinto lo salieron a cruzar el formoseño José Mayans -"Una cosa es ser jefe de bloque y otra ser jefe político", le dijo en referencia a que debía haber consensuado el tratamiento- tucumano José Alperovich.

Caído el tratamiento de Argenta, arrancó el del DNU. Ahí el oficialismo se dio cuenta de que no había quórum y levantó de inmediato la sesión, lo que fue calificado como una avivada por el FpV y generó aún más malestar y pases de factura en el FpV.

Con la bancada dividida en tres grandes sectores -el calificado "razonable" por el oficialismo, el de los K y el de los pejota más duros-, el liderazgo de Pichetto asoma por primera vez condicionado: al menos hasta las elecciones de octubre probablemente deba consensuar las decisiones puertas adentro de la bancada.

Hasta ahora los kirchneristas jugaban bastante en solitario. El equilibrio interno cambió cuando los peronistas más endurecidos se les acoplaron.

 
 
 
 
 
 
   
   
 

 Derechos Reservados Clorinda - Formosa - Argentina

  L.S.C.P. Servicios Publicitarios

 Política de privacidad

Tel.: 03718-426426 - lsc.clorinda@gmail.com

webmaster